Despertar con brazos dormidos: por qué sucede y cómo aliviarlo

Dormir en condiciones óptimas es algo más que recomendable. Es toda una cuestión que tiene que ver con la salud. No dormir bien puede provocar diversas patologías y consecuencias como tener los brazos dormidos al despertar. Si alguna vez te has notado los brazos dormidos e hinchados al despertar, estás en el sitio adecuado. Te contamos qué es, por qué sucede y qué es lo que tienes que hacer para revertir la situación.

Brazos dormidos por la noche

Si eres de los que se han despertado de esta manera alguna vez, seguro que has ojeado en algún buscador "brazos dormidos al despertar causas". Si es así debes saber que has sufrido una sensación de parestesia. Un término que da nombre a una situación neurológica que provoca esa sensación de entumecimiento tan desagradable. Aunque en la mayoría de los casos se trata de una situación anormal que no entraña gravedad y que está asociado con la falta de riego sanguíneo, hay que estar atentos a sus síntomas:

  • Entumecimiento.
  • Hormigueo.
  • Ardor.
  • Adormecimiento.
  • Incapacidad para la movilidad.

¿Por qué se duermen los brazos al dormir?

La razón de esta anomalía está derivada o provocada por una irritación nerviosa de la zona afectada sin más importancia. Tanto es así, que esta sensación suele durar como máximo una media hora. No más. La mala circulación, por opresión, suele ser la causa más recurrente, aunque no la única.

Si al despertar tengo los brazos dormidos, lo más probable es que sufra parestesia. En términos médicos, esta situación responde a un trastorno de la sensibilidad. Una anomalía de índole irritativa que provoca ese hormigueo o ese entumecimiento. Aunque es habitual que la sientas en las manos, esta puede darse en cualquier parte del cuerpo en general y en las extremidades en particular. Se trata de una disfunción transitoria que desaparece con el transcurso de los minutos.

La sensación de tener los brazos dormidos o los pies tiene que ver con situaciones en las que quien lo padece ha estado mucho tiempo en la misma postura. En ocasiones esta es la razón de la existencia de una presión anómala. Para que te hagas una idea, nos estamos refiriendo a lo que puedes sentir cuando estás mucho tiempo con las piernas cruzadas. La presión recurrente en la zona afectada es la razón de los efectos que hemos descrito. Unas circunstancias que remiten en un corto espacio de tiempo. En estas situaciones estamos ante una parestesia puntual provocada por una irritación transitoria y leve.

Sin embargo, cuando esta parestesia se cronifica o es recurrente, hay que tomarse más en serio la anomalía. Es más que probable que se trate de una lesión permanente nerviosa. Existen muchas razones y patologías que pueden afectar al sistema nervioso, ya sea el central o el periférico. En estos casos, recomendamos consultar a un especialista médico para definir la causa de una mayor duración.

Cómo evitar el adormecimiento en los brazos

La mejor manera de evitar tener los brazos y las manos dormidas al despertar es asegurar el descanso. La higiene del sueño es fundamental para prevenir cualquier patología, especialmente las neurológicas. Tener un colchón de calidad es, por lo tanto, una primera medida a adoptar. 

En Dormity puedes comprar colchones viscoelásticos o incluso de gama médica indicados para dolores cervicales, que pueden ser una gran ayuda para tener un descanso apropiado que genere una mejor postura al dormir.

  1. Colchón Kineq Colchón Kineq
    Colchón Kineq
    Rating:
    0%
    Antes 2.946,00 € Desde 1.473,00 €
  2. Colchón Omniq Colchón Omniq
    Colchón Omniq
    Rating:
    0%
    Antes 2.064,00 € Desde 1.032,00 €
  3. Colchón SportMax Colchón SportMax
    Colchón SportMax
    Rating:
    0%
    Antes 2.064,00 € Desde 1.032,00 €

Más allá de esto, tenemos que valorar el alcance de la parestesia. Tienes que comprobar si se trata de algo puntual, de algo recurrente así como los tiempos de recuperación. Todo esto te ayudará a saber qué tipo de parestesia sufres y su alcance.

Chequeado esto, si tu adormecimiento es ocasional y el hormigueo se pasa en un tiempo prudencial, solo tendrás que hacer ejercicio. También será positivo que hagas estiramientos y que masajees la zona afectada.

Consejos para aliviar los brazos dormidos al despertar

La razón principal del entumecimiento de los brazos es haber dormido en una mala postura, provocando una excesiva presión sobre los brazos. En este sentido, la parestesia no es peligrosa. Ahora bien, ¿qué puedo hacer si al despertar tengo los brazos dormidos? Además de consultar con un especialista si hay indicios de que se trata de algo relacionado con una enfermedad, se puede paliar ese entumecimiento con unos sencillos consejos:

  • Pon calor en la zona afectada. Esta es una de las maneras de hacer desaparecer el hormigueo de una forma más rápida y efectiva.
  • El consumo de magnesio suele ser un gran aliado del sistema nervioso en general. En este caso, puede ayudarte a prevenir esos comportamientos nerviosos anormales.
  • Masajear la zona es otra de las maneras de recuperar el normal funcionamiento del ritmo sanguíneo en el área afectada. Los masajes deben ser locales y la presión ejercida suficiente.

manos dormidas al despertar

Causas del adormecimiento de los brazos

A modo de resumen, podemos decir que las causas principales de los brazos dormidos al despertar son, además de la falta de un buen descanso, estas que te enumeramos:

  • Haber dormido sobre esa mano o esa zona entumecida.
  • Patologías diversas como la diabetes, la esclerosis o problemas cardiovasculares.
  • Migrañas.

Desde Dormity somos profesionales del descanso. No dudes en comprar alguno de nuestros colchones para mejorar la postura y calidad de tu sueño; todo esto redundará en una mejora del descanso nocturno y la solución para muchas de las molestias nocturnas asociadas como la que hemos visto en este post acerca del entumecimiento de los brazos al despertar. No dudes en contactar con alguno de nuestros especialistas en cualquiera de nuestras tiendas a través de nuestro chat o teléfono. ¡Te esperamos!