La tos no me deja dormir ¿Qué hacer?

Toser es un mecanismo que efectúa nuestro propio cuerpo para liberar los pulmones de irritaciones y una excesiva mucosidad. Además, toser también ayuda a eliminar los gérmenes de los pulmones y a evitar la infección.

Pese a ser un mecanismo beneficioso y necesario, resulta muy molesto cuando queremos irnos a la cama a descansar. Es por eso que te traemos los mejores consejos para poder dormir si tienes tos por la noche.

 

Remedios caseros para la tos

Los remedios y consejos que se van a dar a continuación sirven para reducir o aliviar la tos nocturna que puedas tener. Si después de aplicar alguno de estos consejos sigues sin poder descansar, es importante visitar a tu médico para evitar males mayores. Empecemos:

 

  • Humidificador: esta opción debe usarse cuando el aire es muy seco y necesitamos humedecerlo para aliviar la garganta y reducir la tos. Aun así, debe de ser en pequeñas dosis y siempre controlando el porcentaje de humedad de la habitación para evitar el crecimiento de moho, que puede empeorar la situación y la salud respiratoria en general.  
  • Reducir los alérgenos: limpiando regularmente la habitación y la ropa de cama, reduciremos los alérgenos que pueden actuar negativamente durante tu descanso. 
  • Controlar la ERGE: el reflujo gastroesofágico (ERGE) puede irritar la garganta y provocar además de malestar estomacal, mucha tos molesta. En estos casos siempre es recomendable visitar a un especialista, pero aun así, si este es tu caso debes evitar comer de forma pesada para reducir las probabilidades de reflujo por la noche.  
  • Miel con té: este remedio es el más casero que puedas tomar y a la vez es uno de los más efectivos. Un poco de miel en el té apaciguar tu garganta permitiéndote dormir con tranquilidad. 
  • Elevar la cabeza: si además de tos estás con mocos, seguramente al dormir estos se acumularan en el fondo de la garganta empeorando la tos. Levantando la cabeza conseguirás reducir el goteo y el ERGE. Cambiando la postura y utilizando una almohada de calidad como las que ofrecemos en Dormity la tos disminuirá. 
  • Utilizar un aerosol salino: Los aerosoles salinos (agua+sal) ayudan a disminuir la sequedad y la mucosidad a la vez que elimina los alérgenos que puedas tener en la nariz. 
  • Gárgaras con agua tibia: este método es muy parecido al de la miel con té. Haciendo gárgaras con agua tibia conseguirás reducir la sequedad e inflamación de tu cuello y con ello la tos. 
  • Medicamentos de venta libre: la utilización de algún antitusivo o expectorante puede darse sobre todo en casos extremos. Además, los medicamentos aun siendo de venta libre pueden generar efectos secundarios así que es mejor hablar con un médico o farmacéutico antes de usarlos.
  • Hidratación: otro remedio casero sin secreto es hidratarse constantemente para evitar la sequedad y la irritación.

 

Tipos de tos

¿La tos no te deja dormir? Antes de nombraros algunos de los remedios caseros más útiles y eficaces os queremos enseñar los distintos tipos de tos que más comúnmente podéis padecer:

  • Tos productiva: en la que se produce expectoración (liberación de mocos)
  • Tos seca: sin expectoración
  • Tos seca falsa: mezcla entre las dos anteriores, ya que normalmente suele darse cuando queremos liberar mucosa y al no conseguirlo deglutimos de nuevo. 
  • Tos crónica: cuando esta tiene una duración superior a las 3 semanas. 
  • Tos psicógena (tics): este tipo de tos suele darse en personas que antes de hablar o cuando están nerviosas tosen sin tener ninguna enfermedad. 

 

Cuándo consultar a tu médico

A lo largo del artículo os hemos mostrado los distintos remedios caseros que podéis utilizar para apaciguar la tos así como los principales tipos de tos. Tratándose de un tema de salud y con la pandemia de Covid-19 todavía apretando, te dejamos con algunas situaciones en las que lo mejor será acudir a tu médico de confianza. Deberás consultar a tu médico si: 

  • Tienes más de 38°C de fiebre
  • Notas dolor en el pecho
  • La tos es persistente y llevas más de una semana con ella
  • Tienes dificultades para respirar
  • Toses sangre
  • Notas sibilancias

Esperamos que con este artículo te hayamos ayudado en tu descanso. Si quieres descubrir otros consejos para mejorar tu sueño y otras temáticas, te recomendamos que navegues por nuestro blog