Amortiguadores de Canapés: cómo funcionan y solucionar problemas

Los canapés son un tipo de somier cerrado por los laterales y el fondo que cuenta con una tapa superior. Aparte de servir de base para el colchón se convierten en un espacio de almacenaje perfecto para la vivienda. Para lograr que funcionen de manera adecuada y no afecten a la integridad de la estructura de descanso tienen que contar con un elemento básico conocido como amortiguadores.

¿Qué son los amortiguadores de los canapés?

Los amortiguadores son un elemento de constitución generalmente metálica que aplica una resistencia controlada en la apertura y cierre de la tapa del canapé. Gracias a ello se evita dañar la tapa por un movimiento brusco o caída.

 El sistema suele constar de dos piezas que se sitúan a ambos lados de la estructura con el objetivo de aportar estabilidad en cada uno de los movimientos. Estos elementos aportan durabilidad y resistencia al conjunto de la estructura para que pueda acompañarte durante muchos años.

Tipos de amortiguadores utilizados en los canapés


A la hora de elegir un modelo de canapé u otro podrás encontrar que cuentan con diferentes tipos de amortiguadores. Cada uno de ellos dispone de unas características específicas que aportan una resistencia y durabilidad diferente. Estos son los tres que puedes encontrar:

  • Hidráulicos: Conformados por un pistón que se desplaza dentro de un cilindro lleno de un fluido que se comprime y se expande ofreciendo resistencia según el movimiento. Estos modelos precisan poco mantenimiento, son duraderos y suaves.
  • Neumático de gas: se trata de aquel que funciona con aire comprimido en su interior. Al iniciar el movimiento hacia arriba el gas se expande manteniendo una fuerza constante. Estos modelos son bastante resistentes, pero pueden perder presión con el paso del tiempo.
  • Muelles: son los más básicos y se encuentran en los modelos más económicos. Este sistema cumple su función, pero no es tan cómodo ni duradero como los otros. Además, la apertura y cierre se realiza a mayor velocidad.


Los hidráulicos son la opción más común que suele encontrarse en los canapés debido a sus características específicas. Los amortiguadores desarrollan su función en el proceso de apertura y cierre de la tapa del canapé.

Funcionamiento de los amortiguadores en la apertura del canapé


En el momento de la apertura el amortiguador ejerce una presión hacia arriba de manera controlada. Gracias a ello puede dar un pequeño tirón y la tapa se levantará de manera pausada evitando cargar el mecanismo o generar movimientos bruscos que afecten al colchón o la estructura.

Funcionamiento de los amortiguadores en el cierre del canapé


En el momento de empujar la tapa hacia abajo el amortiguador ejerce una resistencia suave para provocar una bajada controlada. Esto permite crear una velocidad controlada que evita golpes bruscos o posibilidades de aplastamiento.

Ventajas de los amortiguadores en los canapés

Los amortiguadores en los canapés son fundamentales para su uso. Estas son las principales ventajas que aportan:

  • Comodidad: el sistema se acciona con un simple movimiento sin tener que hacer demasiada fuerza.
  • Seguridad: al moverse de manera controlada no coge impulso ni velocidad que pueda provocar golpes o accidentes.
  • Vida útil: aumenta la vida útil del conjunto de la estructura gracias al control del movimiento en todo momento.

 

  1. Colchón Fibrocare Colchón Fibrocare
    Colchón Fibrocare
    Rating:
    0%
    Antes 1.726,67 € Desde 777,00 €
  2. Colchón Lumbocare Colchón Lumbocare
    Colchón Lumbocare
    Rating:
    0%
    Antes 1.468,76 € Desde 731,00 €
  3. Colchón Basic Lumbo Colchón Basic Lumbo
    Colchón Basic Lumbo
    Rating:
    0%
    Antes 1.251,11 € Desde 563,00 €

Mantenimiento y cuidado de los amortiguadores


Para asegurar su correcto funcionamiento a lo largo del tiempo es imprescindible prestarle la atención necesaria. Para ello debemos recurrir al mantenimiento y cuidado del mecanismo para que funcione de manera correcta. Estos son los principales pasos:

  • Limpieza: Al menos una vez al mes debe eliminarse la acumulación de polvo y partículas para evitar que se filtren al interior del mecanismo.
  • Lubricación: se debe rociar la zona de fricción con aceite una vez cada seis meses o si notas algún ruido.
  • Instrucciones: cada fabricante incluye una guía de mantenimiento específica que puedes revisar y seguir para aumentar la vida útil de tu canapé.

Además, en caso de notar cualquier anomalía en la apertura o el cierre como ruidos extraños o dificultad de movimiento puedes sustituir la pieza. Muchas marcas cuentan con recambios oficiales para realizar el cambio y prolongar la vida útil del conjunto. En caso de necesitarlo deben cambiarse ambos a la vez para garantizar la estabilidad y la similitud del movimiento.

Consejos para elegir canapés con buenos amortiguadores

A la hora de comprar un canapé es importante fijarse en el sistema y la composición de los amortiguadores. Se trata de una pieza crítica de la estructura que debe elegirse con cuidado y detenimiento. Es importante apostar por un modelo de calidad como el que está presente en las marcas líderes del mercado. Gracias a ello conseguirás disfrutar de las siguientes características:

  • Resistencia
  • Durabilidad
  • Garantía

A la hora de afrontar esta compra no dudes en comparar diferentes modelos y consultar con los especialistas en descanso para que te aconsejen sobre la mejor opción para ti y tu colchón.

 Los canapés permiten disfrutar de un espacio de almacenaje extra. Para sacarle el máximo partido es importante que cuenten con un sistema de apertura práctico y cómodo. Para ello tiene que contar con algún modelo de amortiguador de calidad que cumpla su función de manera eficiente.